Los dos lados de un trabajador independiente

Se trata de los dos lados en una misma moneda, el cual manifiesta toda ventaja y complejidades que se hayan al momento de cruzar todo colectivo y que, cada vez es más numeroso con respecto a cada profesional autónomo y donde Adecco supo identificar hace poco en una investigación a la cual pueden entrar siguiendo este enlace: http://www.adecco.es/Home/index.html

La generalidad de esos 3.209.379 trabajadores independientes y españoles el 64% posee alguna formación universitaria y (el 23% sobrante de ellos, como así lo apunta la nota de Adecco, tienen hasta estudios de postgrado). La generalidad de los que trabaja en ese sector cumple el mismo tiempo que un trabajador promedio o quizás un poco menos si es por cuenta ajena (un 36% utiliza alrededor de 8 y 10 horas en el día y un 25% entre las 6 y 8 horas), laboran desde el hogar un 51% y no requieren de alguna persona para ejercer la profesión.

Otro beneficio relevante es que ser un trabajador independiente les dejaría entablar un horario acorde a sus necesidades (51%), y tener de la misma forma, más libertad (41%) y, asimismo, poder trabajar en lo que verdaderamente les gusta (40%). Por lo que ¿para que quisieran ellos volver a trabajar para oros?

Sin apoyo y con muchos obstáculos

El primer esclarecimiento involucra a un buen trozo (41%) de todo emprendedor que se ha visto por la necesidad y no por su vocación. Aparte, poseen una mínima experiencia como emprendedores (el 37% de toda persona independiente lo emplea desde hace 12 meses y otro 26% solo está en el mercado alrededor de uno o tres años).

Por esa carencia de vocación y la falta de un buen perfil independiente, se mezclan esos obstáculos al momento de encontrar clientes (40%) y esas elevadas cargas sociales y administrativas aguantan un (54%). Conjuntamente, en cuanto a los ingresos podemos decir que el 91% de todo caso no supera los 100.000 euros al año en lo que para el 6,3% se coloca entre los 100.000 y los 400.000 euros en el periodo de un año. Hace falta obviamente, toda radiografía de ese 30% de trabajadores independientes que no cambian por ninguna otra persona.

 

Compartir