Ebitda: ¿Qué es, cómo se calcula e interpretación?

Qué es el Ebitda
Qué es el Ebitda
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 3 claves para entender la contabilidad analítica

En más de una ocasión habrás podido leer o escuchar que, el EBITDA es muy importante para el análisis fundamental de una empresa, pero tal vez te has preguntado qué es Ebitda.


Para qué sirve

El EBITDA es un indicador financiero que hace referencia a las ganancias de la compañía antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

Se puede entender, pues, que el EBITDA es el beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros. 

Su nombre proviene de las siglas en inglés de «Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización» (Earnings before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization)

La principal utilidad del EBITDA es que muestra los resultados de un proyecto sin considerar los aspectos financieros o fiscales. El EBITDA informa de si, en principio, un proyecto puede ser o no rentable.

Si el EBIDTA del proyecto es positivo indicará que el proyecto, sin tener en cuenta los gastos financieros y fiscales, es rentable.

Pero la rentabilidad final del mismo dependerá de la gestión respecto a las políticas de financiamiento, tributación, amortización y depreciación de la empresa.

En cambio, si el EBIDTA es negativo, el resultado final será negativo, por tanto, en este caso, sería por sí solo criterio suficiente para descartar la viabilidad de un proyecto. 

A pesar de que éste no forma parte del estado de resultados de las empresas, es un indicador muy utilizado como referencia sobre su actividad. Esto porque hace referencia a la capacidad de la empresa para generar beneficios considerando únicamente su actividad productiva.


El Ebitda y sus principales ventajas

Las principales ventajas del EBITDA son:

  • Permite tener conocimiento de cuál es el flujo de dinero real del que dispone la empresa para asumir, tras la inversión en el proyecto, los diferentes pagos por deudas. 
  • Permite hacer comparaciones del historial de la empresa a lo largo de su operatividad.

Es necesario distinguir el EBITDA del EBIT (Earnings Before Interests and Taxes), que se trata también de un indicador financiero de los beneficios de la empresa, pero antes de intereses e impuestos.

Por tanto, el EBIT expone los resultados de la empresa en la fase anterior a conocer el beneficio o utilidad neta de la misma. 

¿ Cómo calcular el EBITDA ?

Hay algunas formas de calcular el EBITDA. Al final de cuentas usted encuentra el mismo resultado. Algunos ejemplos están a continuación:

Fórmula 1: Beneficio Operativo + Depreciación + Amortización

La ganancia operativa consiste en Ingresos netos – Costo de las mercancías vendidas (CMV) – Gastos operativos. La Fórmula 1 en una visión más completa sería:

Fórmula 1: Ingresos Líquidos – CMV – Gastos Operativos + Depreciación + Amortización

Otra forma de calcular el EBITDA es partiendo del resultado del DRE, es decir, el beneficio neto. En ese caso, tendríamos:

Fórmula 2: Beneficio Líquido + Intereses + Impuestos + Depreciación + Amortización

Esta sería una versión más literal del cálculo, ya que el nombre traducido del indicador es ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (LAJIDA).

Vamos a un ejemplo de EBITDA.

Una empresa tiene ingresos de 100 millones, costos directos de 40 millones, gastos operativos de 30 millones y registra en su DRE 10 millones de gastos con depreciación y amortización. Lo que generaría un beneficio operativo de 20 millones. Sin embargo, la empresa paga 10 millones de impuestos y 5 millones de intereses.

Esta empresa tiene un beneficio neto de 5 millones. pero el suyo EBITDA, calculado por la fórmula 2 es:

5 (beneficio neto) + 10 (D & A) + 10 (impuestos) + 5 (interés) = 30 millones

… por la … fórmula 1:

20 (beneficio operativo) + 10 (D & A) = 30 millones


Qué es el Ebitda: Análisis e interpretación

Qué es el Ebitda
Qué es el Ebitda

Como decíamos, el EBITDA es un indicador de los beneficios de la empresa, sin tener en cuenta los gastos financieros y fiscales. Sin embargo, es necesario aclarar algunos puntos para no incurrir en una mala interpretación del mismo:

  • En primer lugar, el EBITDA no puede ser utilizado para medir la liquidez generada por la empresa. Ya que aunque las depreciaciones y amortizaciones, no tiene en cuenta otros flujos de tesorería como los pagos financieros o las ventas y compras que aún no se han hecho efectivas.
  • Al no considerar el endeudamiento de la empresa, un EBIDTA alto puede ser resultado de un elevado grado de apalancamiento. Por lo que la capacidad real de la empresa de obtener beneficios puede verse reducida considerablemente.
  • Al eliminar las amortizaciones productivas no tiene en cuenta las inversiones productivas realizadas para mantener la actividad del negocio ni en el pasado ni en el período actual. 
  • El EBITDA por sí solo no es suficiente para determinar si un proyecto es o no rentable, sino que se debe evaluar junto con otros indicadores que evalúen otros aspectos sensibles del proyecto. 


Como observas, el EBITDA es un indicador financiero que puede resultar muy útil para conocer la rentabilidad de un proyecto. Pero es importante destacar que no se debe analizar de forma solitaria, ya que puede dar lugar a errores de interpretación.

Con información de: blog.luz.vc



Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.