¿Puedo facturar sin llegar al SMI? Te respondemos

Es posible y legal facturar sin ser autónomo en España
Es posible y legal facturar sin ser autónomo en España

Es posible facturar sin ser autónomo siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos mínimos. Ya tienes la respuesta, pero la letra pequeña de estas cosas siempre tiene su importancia. Un autónomo es “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo”.

Si cumples con todos los requisitos estipulados en estas líneas, estás obligado a darte de alta en el régimen de autónomos de la Seguridad Social. Pero aquí surgen los problemas, ¿qué significa realizar una actividad de forma habitual? Hay muchas discrepancias en este sentido, por lo que es mejor acudir a lo que el Tribunal Supremo entiende por habitual.

“Si los ingresos mensuales como autónomo superan el Salario Mínimo es una actividad habitual”

Según el Tribunal Supremo, “una actividad habitual es la que se considera cuando los ingresos mensuales del autónomo superan el Salario Mínimo Interprofesional (752,85 euros en la actualidad)”.

Aclarado el primer punto, lo que está claro es que existen muchas personas en este país que son pequeños autónomos. Cuando hablamos de esta clase de trabajadores, nos referimos a personas que tienen una pequeña actividad; pero que no sacan un rendimiento económico muy elevado de la misma. Bien porque su actividad diaria la tienen en otro trabajo o porque es un proyecto que está naciendo.

Si se cuenta con otro empleo en régimen general, queda demostrado que no es una actividad habitual y, por tanto, en un principio, no estaremos obligados a darnos de alta en la Seguridad Social.

Es posible facturar sin ser autónomo, cuando se cumplan los requisitos mínimos
Es posible facturar sin ser autónomo, cuando se cumplan los requisitos mínimos

¿Puedo facturar sin ser autónomo?

¿Qué hacemos si tenemos nuestro propio blog y de pronto empresas o profesionales se quieren publicitar en él? ¿O tenemos una pequeña tienda online que no es nuestro trabajo principal, sino un pequeño complemento en materia de ingresos?

Lo primero que se nos pasa por la cabeza es que al poner publicidad en nuestro blog o con una tienda online, nos pueden pedir una factura, que actualmente no podemos facturar y que para hacerlo nos tenemos que hacer autónomos. Y eso implica pagar mensualmente la cuota de autónomos a la Seguridad Social, que son más de 200 euros (salvo regímenes excepcionales en los que temporalmente se puede reducir la cuota).

Tanto Hacienda como la Seguridad Social no deben suponer ningún obstáculo.

Para obtener una pequeña rentabilidad de nuestro blog o una pequeña empresa, siempre que se cumpla con la legalidad vigente.

Por si acaso, aunque tu actividad no supere el Salario Mínimo Interprofesional y no tengas un empleo por cuenta ajena; es recomendable que presentes un escrito en la Seguridad Social para que conste y no te dé de alta de oficio en el régimen de autónomos.

Cabe señalar, que esta situación de no estar dado de alta en la Seguridad Social como autónomo no puede aplicarse en los casos en que el trabajador sea titular como propietario, arrendatario o usufructuario de un establecimiento abierto al público para el desarrollo de la actividad económica.

En 2019, la cuota de autónomo a la Seguridad Social cuesta, como mínimo, 283,3 euros al mes. Una cantidad que se mantiene intacta independientemente del nivel de ingresos que se obtengan. ¿Puede alguien que no alcanza los 900 euros mensuales pagar esa cantidad?

De hecho, el 38,2% de los autónomos escoge la base mínima de cotización (944,4 euros, apenas 44 euros superior al Salario Mínimo Interprofesional) porque no tiene ingresos suficientes; según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) para Fundación Mapfre.

(También puedes leer: Crean asociación internacional de apoyo a los autónomos)

Facturar sin ser autónomo en España
Facturar sin ser autónomo en España

Casos en los que se necesita facturar sin ser autónomo

Ante una crisis económica que se alarga con los años, y una lenta recuperación económica, se han incentivado trabajos del tipo freelance o esporádicos. Personas que trabajan por cuenta propia y de vez en cuando realizan trabajos extra para conseguir ingresos extra o un sobresueldo a final de mes.

Los casos típicos en los que una persona necesita facturar sin ser autónomo son:

Ingresos bajos por el trabajo realizado, por lo que no les compensa económicamente darse de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social.

Tienen un contrato de trabajo como asalariado en una empresa ajena (pluriactividad del autónomo).

Están percibiendo el subsidio por desempleo (también llamado paro).

Y algunos casos más, en los que estos profesionales no están dados de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social como autónomos. Si tienes o vas a tener trabajos complementarios para facturar dinero (y no hacerlo bajo el paraguas de la economía sumergida) sin estar inscrito como autónomo, debes saber que:

Es posible y legal facturar sin ser autónomo en España. Sin embargo, es aconsejable no emitir facturas de forma habitual, o todos los meses con la misma cantidad de dinero; ya que Hacienda podría considerarlo como una práctica normal y recibir una sanción o multa por delito. En este caso, deberás pagar a la Seguridad Social las cuotas mensuales correspondientes desde que te diste de alta en Hacienda, además del 20% de los ingresos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.