Cómo convivir con los celos profesionales

celos profesionales
celos profesionales

Hay una verdad en esta vida: Siempre habrá alguien mejor que tú. No importa en qué área. En tus manos está el gestionar este hecho. Si nos centramos en el terreno laboral, nos metemos en un suelo resbaladizo, donde es muy fácil tropezar con nuestro propio ego y dar paso a los celos profesionales.

Los celos profesionales son motivo de mal ambiente laboral, causa de decir adiós en un trabajo, y sobre todo: la prueba de que la inmadurez de algunos profesionales es palpable.

Los casos de envidia al interior del trabajo son cada vez más frecuentes. Expertos dicen que es una dificultad que obstaculiza el desempeño de los empleados y perjudica la paz mental.

La envidia es algo con lo que se convive a diario. Son varias las razones que motivan a las personas a adquirir posiciones egoístas. Desigualdad en los salarios, una carga laboral injusta e, incluso, la apariencia física hacen parte de las principales razones por las que las personas suelen envidiar a sus colegas.


La competencia es sana, los celos profesionales no

En la etapa escolar, a muchos niños les gusta aproximarse al que dibuja bien, al que inventa los mejores juegos. Los celos y la envidia forma parte de su carácter, pero al menos son más honestos.

No disfrazan la competencia y si se enfadan, al cabo de unos minutos son amigos y aquí no ha pasado nada.

Con los años, hay personas que no toleran que alguien sea mejor que ellos en ‘su’ terreno. Las razones pueden ser diversas. Desde creer que por alguna razón mística ellos se lo merecen más.


Los celos profesionales: una amenaza

celos profesionales
celos profesionales

Cuando un trabajador despunta por encima de otro, existen dos posibilidades: que el que brilla siga haciendo su trabajo sin problema y que su compañero intente aprender de él o la realidad: que empiecen a cambiar las miradas. E incluso el trato.

La inmadurez, los celos, el miedo a perder su puesto de manera literal o de cara al jefe, se puede manifestar de muchas maneras: hablar mal, sentir rabia, ira, frustración y poca empatía hacia esa persona que comienza a despuntar.

El celo profesional es más común de lo que parece, por lo que es necesario ser cauteloso en la forma en la que nos relacionamos con los compañeros y tener precaución de no disminuir sus logros o poner trabas para su desempeño.


¿Y si es el jefe el que siente celos de un empleado?

Algunos superiores tienen tendencia a tratar a los empleados como si fueran menos listos de lo que parecen. Les encanta demostrar todo lo que saben, pero ojo, cuidado con brillar más que ellos, eso no lo toleran.

Un buen jefe, un buen líder se rodea de un grupo que sea incluso mejor que él. Al menos, es lo que se lleva diciendo toda la vida.

Y si estudiamos casos de éxito en negocios, es lo que se da con frecuencia. El talento ajeno no se ve como una amenaza, se ve como una oportunidad de mejora para el negocio.

Pero si esta situación ideal no se da. Ni con jefes ni con compañeros, lo ideal es huir. Si se puede, obviamente. Y si no es así, intentar que los demás no te vean como un ser arrogante.

Ni una amenaza. No se trata de esconder tus capacidades, pero sí de manejar las habilidades personales con gente que no admite que otro destaque.


Celos profesionales: consejos para combatirlos

A continuación le compartimos algunos consejos para que la convivencia con sus compañeros no se convierta en algo indeseable y digno de una historia de terror:


Asuma su parte

Sin importar qué tan tranquilo sea, en cualquier momento vivirá una diferencia con un compañero. Cuando eso suceda, trate de analizar qué parte del conflicto es responsabilidad suya (o no lo es) y responda a la otra persona con argumentos válidos.

Es importante conservar la calma, no hace falta gritar, exprésese tranquilo pero con palabras firmes.


Busque inclusión


Si se da cuenta de que es víctima de envidias profesionales, es necesario diseñar una estrategia para frenar esos sentimientos negativos. Algunas de las cosas que puede hacer es, por ejemplo, ser inclusivo, hablar de lo que otros hacen para que sus proyectos salgan bien.

Si otros compañeros insisten en meterle en la dinámica de recelos, trate el tema con algún supervisor resaltando que sabe hacer su trabajo y los esfuerzos previos que ha realizado por terminar esta conducta.


Concilie

Al enfrentarte a una persona que intenta descalificar su trabajo, o hace alarde de una posición que usted no tiene, sea más inteligente, busque el motivo que tiene ese compañero para actuar de tal manera.

Tal vez es el momento propicio para saber si está propiciando algún celo infundado; No obstante, de no ser así, trate de entender sus argumentos para proponer una solución que haga a su contraparte fijar su atención en alguien más.


Hable

Esta es la parte más importante en cualquier problema laboral. A veces, por evitar el conflicto y seguir con el acelerado trabajo dejamos que una mala situación avance.

Luego cuando se desea poner límites o aclarar las cosas es demasiado tarde, pues nuestra imagen ya está perjudicada y emocionalmente se está agotado, al grado de llegar a la renuncia.


Con información de: www.finanzaspersonales.com


Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.