3 comisiones por productos bancarios que deberíamos conocer

comisiones por productos bancarios

Muchas veces nos hemos preguntado por qué al realizar casi cualquier operación bancaria, nos debitan o nos cobran un pequeño o regular porcentaje.  Ya sea por retirar dinero de un cajero electrónico, la renovación de una tarjeta, e incluso por la solicitud de un estado de cuenta, etc, casi siempre nos descuentan algo por la comisión. La verdad es que, en ocasiones, nos parece totalmente injusto, sin embargo, cada una de las comisiones tiene su explicación. En este artículo, queremos enseñarte algunas de las comisiones por productos bancarios más conocidas y de mayor controversia en toda España, para así puedas resolver dudas como la de este artículo.

A decir verdad, todas las comisiones por productos bancarios, siempre están en tela de juicio por la mayoría. Ya que, no estamos de acuerdos a estar pagando un porcentaje cada vez que hagamos una operación con nuestro dinero. Sin embargo, las entidades bancarias explican de dónde provienen y a que se deben cada una de las comisiones que ellos realizan, bien sea por los gastos administrativos, de logística y operativos. 

En ese sentido, podemos definir las comisiones por productos bancarios como el pago (descuento) que realizamos a las instituciones financieras, cada vez que realizamos una operación. Dicho de otra manera, es como un pago que hacemos, por los servicios que nos prestan. Como bien comentábamos, dichos servicios pueden ser variados y van desde la renovación de una tarjeta, hasta una transferencia de fondos. El hecho es que, todos estos gastos son justificados por los gastos derivados del servicio. 

Comisiones por productos bancarios en España

comisión bancaria
Las comisiones bancarias siempre han sido motivo de discusión

En España, hay una gran cantidad de comisiones por productos bancarios, cada uno responderá a una actividad, servicio y tarifa distinta. De hecho, en el Banco de España se explica que las comisiones bancarias son totalmente libres. Por esa razón, cada institución financiera podrá establecer cobros por comisiones de acuerdo a lo que ellos consideren y tengan cómo justificarlo.

Por otro lado, existen algunas de estas comisiones que sí están limitadas por una norma o reglamento nacional. Un claro ejemplo de ello es en la cancelación anticipada de una hipoteca o también, de un crédito al consumo.

Otro detalle que debemos considerar de las comisiones bancarias en España es que, el pago de las mismas puede ser realizado de diferentes maneras y podrán variar también, entre entidad y entidad. Un excelente mecanismo para entenderlas mejor, es a través del contrato firmado con la institución financiera. 

Conozcamos entonces, algunas comisiones por productos bancarios 

1. Comisión de apertura

La primera comisión que debemos conocer es la «comisión de apertura«, se trata de un porcentaje que cobran los bancos cuando se procede a la apertura de un préstamo o crédito. Dichos pagos, son para costear cada uno de los gastos administrativos que son generados por los trámites y documentaciones. Esta comisión es cancelada justo después de realizar la firma de solicitud.

Para el cobro de dicha comisión, el banco o la entidad financiera debe informar al cliente en todo momento, así conjuntamente con las demás condiciones financieras antes de firmar cualquier hipoteca o crédito. Lo mismo debe ocurrir, si dicha entidad quiera asignarnos otras comisiones por concesión que no estén plenamente integradas a la comisión de apertura, también deberá detallarse con precisión, explicando a qué servicios responden los importes.

2. Comisión de administración de cuenta

Siguiendo con las comisiones bancarías, es importante conocer el por qué de la comisión por administración de cuenta. Seguramente, en más de una ocasión la hemos escuchado y nos las habrán debitado también. Esta comisión fue creada por las entidades por la administración de la cuenta. 

Es importante destacar que, algunas entidades no descuentan dicha comisión, sino hasta cuando el usuario haya llegado a un número determinado de apunte, es decir, los primeros 10 son gratuitos. Además, otros también suelen incluir ciertas excepciones, como por ejemplo los ingresos en efectivo.

Así como en la mayoría de las comisiones por productos bancarios, la entidad debe informar al cliente de forma clara y precisa en las condiciones de servicio.  

3. Comisión por mantenimiento de cuenta

La última de las comisiones por productos bancarios es quizás la más conocida de toda, la «comisión por mantenimiento de cuenta». Se trata de una tarifa que aplican la mayoría de las entidades bancarias a sus clientes, para el mantenimiento y seguridad de sus cuentas. Entre estas incluye: disposiciones de cheques, entrega de tarjetas o libretas, seguridad del dinero, así como todas las operaciones que se realicen en dicha cuenta.

Para saber exactamente las tarifas que cobran actualmente los bancos por motivo de mantenimiento de cuenta, en el sitio web del Banco de España, podemos encontrar un comparador, el cuál nos ayudará a calcular el monto que nos debitan periódicamente. 

Como hemos comentado, las comisiones por más abusivas que parezcan, siempre están respaldadas en los servicios que los bancos ofrecen a sus usuarios. No con esto queremos decir, que estamos respaldando dichos importes, solo estamos explicando la razón legal de estas. En futuras oportunidades, seguiremos enseñándoles un poco más sobre las comisiones por productos bancarios

También te puede interesar: Las mejores razones para implementar un software contable en tu negocio

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"