¿Por qué es importante estudiar a la competencia?

Para que nuestra empresa, pyme o compañía triunfe, debemos cumplir algunos factores determinantes; que nuestro producto sea de calidad, que el servicio brindado sea óptimo, que nuestros clientes queden satisfechos y sobre todo, asegurarnos que ofrecemos algo mejor que la competencia. Para cumplir los primeros factores es simple, dedicarnos a alcanzar la excelencia operativa, lo segundo no tanto, ya que la competencia es dura, y no depende de nosotros lo que hagan los competidores. Entonces, lo que debemos hacer es un buen estudio de la competencia, de esa manera podemos establecer estrategias de choque, y así sacar ventaja.  

Siempre hemos escuchado que estudiar nunca está demás, y la verdad que en este caso, el dicho cobra mucho más valor. Estudiar y analizar a la competencia nos dará una idea de la realidad del mercado, de cómo se comportan nuestros clientes potenciales con respecto a otras marcas, así como de las razones por las cuales eligieron a nuestra competencia en lugar de a nosotros. Recopilando toda esta información, y evaluando cada detalle, nos dará una idea de las estrategias que podemos implementar para superar a nuestros «enemigos».

En este artículo, hemos decidido comentarte la importancia de hacer un buen estudio de la competencia; qué debemos tomar en cuenta, y te daremos algunos consejos para que hagas el mejor estudio de la competencia en 4 pasos. 

¿Qué es el estudio de la competencia?

Un estudio de la competencia, es un análisis exhaustivo de todos los factores tanto operativos, productivos, marketing y de servicio de las empresas que de alguna manera pudieran ser consideradas competencia.

Lo que se busca es conocer de forma detallada:

  • Cómo trabaja la competencia
  • Qué hace bien y qué hace mal
  • Por qué los clientes los prefieren
  • Qué tienen sus servicios o productos que los nuestros no tengan
  • Cuáles son sus estrategias para captar nuevos clientes
  • Cómo fidelizan los que ya poseen

Así como muchos otros factores a analizar. Con esta información, lo que se quiere es poder establecer mecanismos y estrategias de choque, para evitar que nos saquen ventaja en el mercado. Es simple, si no conocemos a nuestro «enemigo» no podremos hacerle frente. Es allí donde radica la importancia del estudio. Prever sus movimientos y prepararnos a ellos, es parte de la mejor estrategia que podemos emprender para nuestra pyme o negocio. 

Y esto aplica tanto para empresa nuevas, como para las que ya tienen un camino recorrido, ya que, los mercados están en constante dinamismo, cada día surgen más y mejores empresas dentro de nuestro rubro o similares. Es por ello que es necesario hacer periódicamente un estudio de la competencia

Antes de empezar a realizar nuestro estudio de la competencia, debemos entender que no todos los competidores son iguales, ni todos «juegan» de la misma manera, por lo que debemos clasificarlos.

Tipos de competencia 

Tipos de competencia
Siempre tendremos competidores fuertes y débiles, buenos y malos, directos e indirectos, a todos hay que estudiarlos
  • Competencia directa: son aquellas empresas que pertenecen al mismo rubro que la vuestra, es decir; que ofrecen los mismos productos y servicios
  • Competencia indirecta: este tipo de competidores son un poco más difíciles de clasificar, ya que son empresas que no ofrecen servicios ni productos similares a los nuestros, pero de alguna manera pudieran estar relacionados. Para determinar la competencia indirecta, queda totalmente a criterio propio, por ejemplo; The Coca-Cola Company asegura que el agua del grifo es uno de sus competidores indirectos. Quizás nos pueda parecer una locura, pero en sí, el agua del grifo hidrata, al igual que lo hacen los productos de dicha compañía.
  • Competencia buena:  los competidores buenos son aquellas empresas que «juegan limpio», ofrecen productos y servicios de calidad, no dañan el mercado con productos imitación. Por otro lado no distorsionan los precios, ofreciendo productos a muy bajo costo. Así como, sus campañas publicitarias no incitan al odio ni tienen malas prácticas en general. 
  • Competencia mala: son aquellas empresas que por el contrario no «juegan limpio». Ofrecen productos de mala calidad o imitaciones, bajan mucho los precios para romper la paridad de los mercados, así como muchas otras prácticas nocivas. 
  • Competencia fuerte: este tipo de competidores son los que de una u otra manera, están posicionados en lo más alto del mercado de nuestro rubro. Por lo general, son marcas de renombre, y son quizás las que debemos tomar más en cuenta al momento de realizar nuestro estudio de la competencia, de esta manera podemos aprender de ellas, para igualarlas e incluso superarles. 
  • Competencia débil: son empresas que por el contrario a las anteriores, están muy mal posicionadas, no tienen los recursos, ni la logística suficiente para hacerse frente en el mercado. Aún así, estas siguen brindando valiosa información al momento de hacer el estudio del mercado, para evitar realizar las malas prácticas, así como otros aspectos a considerar. 

Tips para realizar un buen análisis de la competencia

análisis de la competencia
Comparar nuestro trabajo con el de la competencia, es una excelente técnica para mejorar

Lo primero que debemos saber es que para hacer un buen estudio de la competencia, se requiere tiempo y dedicación constante. Es por ello que si no tienes un equipo de marketing en tu pyme o negocio, puedes hacerte con los servicios de una empresa asesora, como por ejemplo, la agencia de publicidad Diwap Agency. Agencias como éstas, podrán ayudarte a estar al tanto de lo que hagan tus competidores, además te brindarán asesoría sobre cómo elaborar tu estrategia de choque, sin tener que destinar tiempo ni esfuerzo de tu personal operativo. 

Si quieres saber ¿Cómo hacer un estudio de la competencia en 4 pasos?, a continuación te lo mostramos una sencilla guía para que empieces con tu análisis: 

Paso 1: Clasifica a tu competencia

Como comentamos hace unos párrafos, antes de empezar a hacer tu análisis de la competencia, primero debes clasificarlos. De esta manera podrás determinar qué información necesitas de cada cual. De nada sirve estudiar en profundidad cada uno de ellos, si al final no te aportarán nada importante para tu estrategia. 

Es por ello, tómate unas horas para buscar a tus competidores o posibles competidores. En el buscador de Google o cualquiera de tu preferencia busca las palabras claves o keywords relacionadas a tu negocio. También, las redes sociales pueden ser una buena forma de conseguir a tus competidores. Por último, pregúntale a tus clientes sobre empresas parecidas, aprovecha para interrogarlos, ellos son una excelente fuente de información que podemos aprovechar muy bien. 

Paso 2: Compara tus servicios o productos con los de la competencia

Para hacer un buen estudio de la competencia debemos realizar una comparación de los productos o servicios que la competencia ofrece con los nuestros. De esta manera, sabremos:

  • Qué ventajas tienen sobre nosotros
  • Cuáles son las oportunidades que tenemos para derrotarlos
  • Qué tienen sus servicios que podríamos anexar a los nuestros,
  • De qué calidad son los productos que ofrecen
  • Cuáles beneficios adicionales ofrecen a sus clientes
  • Qué tipo de clientes los frecuentan y por qué

En realidad, son muchas las interrogantes que podemos y debemos hacernos. Ahora bien, para responderlas necesitamos aplicar algunas técnicas, desde la observación del sitio web, o de su local comercial, hasta hacernos pasar como clientes para sacar información. La verdad esto parte de la creatividad de cada uno, pero debemos ser los más minuciosos posible, de esta manera nos aseguramos de conseguir la mayor cantidad de datos importantes. 

Paso 3: Junta todos los datos y analízalos

estudiar la competencia
Analiza los datos obtenidos con tu equipo de trabajo

Una vez hayas recopilado toda la información que consideres necesaria, ahora es tiempo de analizar detenidamente cada uno de ellos. La idea es sacar las mejores propuestas, estrategias, soluciones y conclusiones que puedas. Esto es recomendable que lo hagas con tu equipo de trabajo.

Con la información organizada y analizada, podrás determinar qué acciones tomar, qué cosas debes mejorar y cómo lo harás. Es momento de empezar a crear las estrategias de choque, para así hacer frente a la competencia. 

Las estrategias que emprendas dependen de cada situación, y de la capacidad de inversión de tu empresa o pyme. Puedes iniciar una campaña de marketing de incentivos o promocional, es una gran estrategia para hacer frente a cualquier situación de competencia. 

Paso 4: repite el proceso cada cierto tiempo

Una vez finalizado el estudio de la competencia, y de ejecutar todas las estrategias concernientes a superar a tus rivales, el proceso debe repetirse al menos 3 veces al año. Como ya hemos comentado, el mercado es realmente dinámico, por lo que la competencia siempre será más grande y mejor. Si nos quedamos sin hacer este estudio periódicamente, nuestra competencia sacará ventaja de ello, y quedaremos expuestos. 

Un buen estudio de la competencia no es solo una estrategia, sino es una necesidad que deben asumir todas las empresas que deseen triunfar en el mercado. Puede que tu pyme, o tu compañía estén muy bien en estos momentos, pero quizás en unos años no lo esté, y la única manera de asegurarnos que eso no pase, es siendo la mejor opción en el mercado. Y para ello, debemos conocer a nuestros enemigos. 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.