Reinventa tu PYME: los beneficios inesperados de la reestructuración empresarial

beneficios de la reestructuración empresarial en las PYMES

Después del COVID, el panorama empresarial se ha convertido en una carrera contra el tiempo y las adversidades. En este contexto, las pequeñas y medianas empresas, son posiblemente las que mayor sacudida hayan sufrido en los últimos años. Tienen que lidiar con las mismas complejidades que las empresas más grandes, pero con la notable diferencia que cuentan con menos recursos y personal. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las pymes representan más del 90% de las empresas en la mayoría de los países, y generan hasta el 70% de los empleos, lo que subraya su importancia y su contribución a la economía mundial.

Ya está más que comprobado que, los desafíos pueden caer de manera imprevista, y su impacto puede ser aún más crítico para los negocios más pequeños. Por ello, es fundamental aplicar estrategias de choque, que permitan hacer cambios significativos con la intensión de mejorar la eficiencia y productividad, es allí donde entra en juego la reestructuración empresarial. Sin embargo, no debemos verla como “última baza”, ni cuando las cosas van mal, sino reconociendo su valor como una herramienta proactiva para fortalecer la empresa.

En otros artículos hemos hecho énfasis que la tasa de supervivencia de las pymes en nuestro país es realmente bajo, principalmente luego de 2 años de vida. Esto es un gran indicio de que vivimos tiempos difíciles en cuanto a la dinámica empresarial y nos da la razón para implementar estrategias que permitan reestructurar. 

En este artículo, queremos analizar los grandes beneficios de la reestructuración empresarial para las pymes, convirtiéndose en una excelente estrategia para cualquier negocio. Analizaremos en detalle, cómo puede mejorar la eficiencia operativa, fortalecer la solvencia financiera, y mejorar la competitividad de cualquier organización. Por último, daremos algunos consejos sobre cómo abordarla en tu empresa..

Qué es y cómo funciona la reestructuración empresarial 

Es importante entender que, la reestructuración empresarial es un proceso que implica un cambio significativo en la estructura o la operación de una empresa. Se puede pensar en ello como una especie de remodelación o reforma, con el objetivo de optimizar la eficiencia, reducir costos, o mejorar la competitividad. Según un de la Universidad de Harvard, se determinó que las organizaciones que implementaron esta estrategia vieron un crecimiento del 9% en los ingresos y un 56% en las ganancias.

En términos prácticos, es una alternativa que puede involucrar una variedad de cambios, que van desde la reorganización de los equipos y los procesos de trabajo hasta la refinanciación de la deuda o la redefinición de las metas estratégicas de la empresa. Todo esto para encaminar una mejora continua dentro del negocio.

Es importante entender que, cada proceso de reestructuración empresarial variará de acuerdo de los objetivos, del tipo de la empresa y otras necesidades particulares. No obstante, existen ciertos pasos que están prácticamente asegurados dentro de la estrategia: 

  1. Diagnóstico: inicialmente se analiza la situación actual de la empresa, se identifican los problemas y se define la necesidad de reestructuración.
  2. Planificación: luego se define la estrategia de reestructuración. Se establecen los objetivos, los métodos para alcanzarlos y los indicadores de rendimiento.
  3. Implementación: posteriormente se pone en marcha el plan. Esto puede implicar cambios en la estructura de la empresa, los procesos operativos, la gestión del talento, entre otros.
  4. Monitoreo y evaluación: por último, se debe monitorizar la implementación del plan y se evalúa su eficacia, para hacer los ajustes que sean necesarios, con el fin de asegurar que los cambios estén produciendo los resultados esperados.

5 beneficios de la reestructuración empresarial en las pymes

La reestructuración empresarial es una herramienta estratégica valiosa para cualquier tipo de organización, pero quizás las que mayor provecho pueden sacar son las pymes. Es una metamorfosis que ofrece oportunidades para revisar, refinar y revitalizar las operaciones.

Para entender mejor esto, veamos los mejores beneficios de la reestructuración empresarial en las pymes

1. Optimización de recursos

Lo primero y lo más importante quizás, es que a través de una reestructuración las empresas pueden aprender a utilizar sus recursos de manera más eficiente. Y esto está comprobado por un estudio desarrollado por Boston Consulting Group, donde se evidenció que esta estrategia puede ayudar a las organizaciones reducir sus costos hasta en un 25%.

Un claro ejemplo de ello sería, que una organización a través de la reestructuración describa que está gastando demasiado en ciertos procesos y busque nuevas formas de hacerlos más eficientes, liberando recursos para otras áreas clave.

2. Mejora del rendimiento

La reestructuración también puede conducir a mejoras en el rendimiento de la empresa. Según McKinsey & Company, los negocios que se someten a este tipo de procesos pueden ver una mejora del 10% al 20% en su rendimiento operativo. Esto se debe a que todos estos cambios pueden implicar mejoras en los procesos de trabajo, lo que a su vez puede llevar a un mayor rendimiento.

3. Cambio estratégico

También puede ser una excelente oportunidad para que las empresas realicen cambios estratégicos. Ya que es una excelente oportunidad para adaptarse a nuevos entornos de mercado, afrontar nuevos desafíos y aprovechar nuevas oportunidades. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, las compañías que implementaron un cambio estratégico vieron un crecimiento del 12% en los ingresos.

4. Flexibilidad y adaptabilidad

En un mundo empresarial en constante cambio, la capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias es vital. La reestructuración empresarial puede proporcionar a las pymes la flexibilidad y la adaptabilidad que necesitan para sobrevivir y prosperar en el mercado moderno.

Veamos lo de la siguiente manera, mediante una reestructuración se pueden implementar cambios para adaptar rápidamente el enfoque de un producto o mercado a otro en respuesta a las fluctuaciones del mercado.

5. Resiliencia

Por último, hemos de mencionar que reestructuración en las pymes las puede ayudar a ser más resilientes. Según un informe de Deloitte, las empresas que se someten a estos cambios son más capaces de resistir las crisis y recuperarse más rápidamente de ellas. Esto se debe a que, durante todos estos procesos se puede identificar y gestionar los riesgos, lo que les permite estar mejor preparadas para futuros desafíos.

Cómo abordar la reestructuración empresarial en una pyme

Empezar un proceso de reestructuración en una pyme, puede parecer un problemón que nadie quiere meterse, pero con una planificación cuidadosa y considerada, sin duda se convertirá en una estrategia eficaz para el crecimiento. Es crucial recordar que el proceso de re-estructurar no sinónimo de fracaso, sino más bien es una forma proactiva para mejorar y fortalecer la organización. 

Eso sí, la reestructuración es un proceso complejo y multifacético que puede implicar cambios profundos dentro de la organización. Esto puede incluir el recorte de divisiones que ya no son rentables, la reasignación de recursos a áreas de crecimiento, la implementación de nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia y el reenfoque de la estrategia empresarial. 

Lo recomendable en estos casos, es que todo esto sea llevado a cabo por un equipo de expertos o bajo la asesoría de un consultor externo. De igual manera, te presentamos algunos consejos para abordar la reestructuración en una PYME:

  • Establecer objetivos claros: debes tener claridad sobre qué quieres lograr con la reestructuración.
  • Comunicación transparente: mantén a tus empleados informados sobre el proceso de reestructuración.
  • Involucrar a los empleados: fomenta la participación y el feedback de tus empleados en el proceso de reestructuración.
  • Revisar regularmente: asegúrate de revisar regularmente el progreso de tu reestructuración y hacer ajustes si es necesario.
  • Buscar ayuda profesional: considera la posibilidad de obtener asesoramiento de una agencia de consultoría para PYMES, que pueda guiarte a través del proceso.


Como hemos visto, los beneficios de la reestructuración empresarial en las PYMES son realmente evidentes. A través de una planificación cuidadosa y una implementación efectiva, tu empresa puede emerger más fuerte, más eficiente y más adaptada a las necesidades del mercado actual. La reestructuración es una prueba de la capacidad de tu empresa para adaptarse, aprender y crecer. Así que, si te enfrentas a la necesidad de reestructurar, recuerda: no es un final, sino un nuevo comienzo.

Kelvin Goyo
Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"