¡A los líderes también les da miedo emprender!

¡A los líderes también les da miedo emprender!
¡A los líderes también les da miedo emprender!


¡A los líderes también les da miedo emprender! Y es que emprender da miedo, pero también es emocionante. Iniciar un negocio puede llegar a ser paralizante, pero asimismo un impulso de energía difícil de evitar. No tiene garantías de éxito, pero quedarse sin emprender nada nuevo pues mucho menos.

Por un lado, el miedo siempre va a existir cuando comenzamos algo nuevo, desconocido, fuera de nuestra zona de comodidad; pero lo que hace la diferencia es hacerlo de todos modos. Ir hacia adelante a pesar del miedo es lo que nos da el éxito.

Sin embargo, los líderes emprenden pese al miedo a perder, no dejan que ese miedo les robe la ilusión de lograr algo grande, algo mejor. Por lo contrario, la gente que no emprende es porque muchas veces deja que ese miedo sea más grande que sus sueños y finalmente ese mismo miedo asfixia sus sueños.

Para los líderes es mucho más emocionante arrojarse a la aventura, que quedarse estancados o aburridos dentro de su zona de comodidad. Esa sensación de soltar las amarras del puerto conocido y adentrarse hacia mar adentro les impulsa a lo desconocido.

Ciertamente, hacen sus cálculos, indagan la mejor información posible, conversan con otros líderes y amigos de éxito y les plantean sus planes; y cuando ya sienten que tienen toda la información que precisan se lanzan y emprenden.

No les da miedo lanzarse, lo hacen porque están decididos a triunfar a pesar de que saben de antemano que durante el camino tropezarán con inconvenientes y conflictos. Todos venimos al mundo a dar algo, algo que está conectado a nuestro propósito de vida; y el emprendimiento es ese vehículo que nos permite dar ese algo al mundo.

Los líderes ¿Cómo manejan su miedo al emprender?

En ocasiones se trata de una idea propia que quieres llevar a la práctica y servir a otros, o puede ser una idea de alguien más como por ejemplo una franquicia que quieres montar; o bien puede ser asociarte con otros emprendedores para iniciar un negocio nuevo. Igualmente puede tratarse de una idea que pretendes implementar en tu sitio laboral, o intraemprendimiento.

Sea cual sea el camino, no permitas que el miedo te frene tus ganas de emprender. No vale la pena, te sentirás atrapado en ese sentimiento de frustración por no haberte atrevido a empezar. Emprender da miedo, pero no debe ser una razón para que dejes de emprender. Tus sueños deben ser siempre más grandes que tus miedos, porque lo contrario sería vivir una vida muy aburrida y monótona.

(También puedes leer:¿Qué necesitas para emprender un coaching o mentoring?)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.